Exposición en la Galería Guillermo de Osma, Madrid

 Dr. José Jiménez
 

Joan Miró Signos y figuraciones [Signes et figurations] (1935). Tinta china y acuarela sobre papel, 32x42 cm.Joan Miró: Signos y figuraciones

Después de la experiencia analítica de Cézanne, la pintura experimenta a partir del Cubismo un giro de gran alcance en los planteamientos y objetivos estéticos. Nada volverá a ser igual en las artes visuales en las que, en paralelo a procesos similares en el ámbito de la literatura y la música, se establecerán pautas completamente nuevas, diferenciadas en profundidad de la tradición, en la manera de concebir la representación sensible, el lenguaje de las formas.

En lugar de “mirar hacia fuera”, hacia el mundo sensible, hacia la naturaleza, y trasladar a la tela o al volumen, lo que la visión capta allí, la mirada artística se torna hacia la interioridad de la mente, bucea en todo aquello que sin estar fuera da sin embargo un registro de mayor alcance de la estructura y el dinamismo de las formas.

Todo ello tiene que ver con los profundos cambios que tienen lugar en la vida moderna. Con los nuevos escenarios de la vida en la ciudad, y la aceleración, la velocidad, que todo experimenta.  Con la expansión de la tecnología que, a través de la fotografía y luego del cine, permite la representación de las formas a través de la cámara, a través de la máquina.

Ya en los años veinte, André Breton escribiría que para responder a la necesidad de revisión absoluta de los valores reales sobre la que supuestamente “todos los espíritus están de acuerdo” la obra plástica habría de referirse a  “un modelo puramente interior o no existirá”.

Si quieren tener una pequeña síntesis de todo ese proceso, que marca los orígenes y el horizonte del arte de nuestro tiempo, no se pierdan esta sugestiva exposición, en la que se han reunido algo más de sesenta obras: pinturas, dibujos y esculturas de pequeño formato, adscritas todas ellas a tendencias muy diversas, pero a la vez también todas ellas orientadas a un proceso de representación completamente emancipado de la visión meramente externa.

Las obras reunidas son, en general, de una gran calidad. Entre ellas, yo destacaría los trabajos de Paul Klee, Sonia Delaunay, Kurt Schwitters, Jean Arp, Joseph Albers, Sophie Taeuber Arp,  Man Ray, Laszlo Moholy Nagy, Henri Michaux, Alexander Calder, Victor Vasarely, Luis Tomasello, Mira Schendel, Jesús Rafael Soto, Carlos Cruz-Díez, Anthony Caro, Sol Lewitt, Frank Stella y Richard Serra, grandes nombres del arte internacional. Y entre los artistas españoles, las piezas, magníficas, de Joan Miró, Luis Fernández, Antoni Tàpies, Eduardo Chillida, Manuel Millares, Manuel Rivera, Antonio Saura, Francisco Sobrino y Elena Asíns.

Como pueden apreciar la simple lista de nombres ya impresiona. Pero, insisto, lo más destacable es la calidad de las obras. Recorriéndolas, nuestra visión se enriquece con una infinidad de motivos que recrean los lenguajes de las formas, a través de los desplazamientos de líneas y colores en planos y volúmenes.

Eso sí: los nombres de los artistas y las obras muestran un registro intensamente plural, planteamientos estéticos sumamente diversos. ¿Hay algún criterio de unidad en la propuesta? Éste se sitúa en el concepto de abstracción, utilizado como título de la exposición. Aunque es un término ya consagrado en la historia, debo decir sin embargo que a mí me ha parecido siempre, y me sigue pareciendo, bastante discutible. Las formas artísticas, también las de la tradición, implican siempre, en mayor o menor grado, abstracción. Creo, por ello, que sería mucho más coherente hablar de no figuración, de un fluir abierto de las formas que, brotando de la interioridad, no se someten al ámbito de lo figurativo.

                             Sophie Taeuber Arp: Construcción dinámica, penetración de espirales y diagonales                               

 
 (*) Abstracción, de Jean Arp a Richard Serra; Galería Guillermo de Osma, Madrid, 17 de febrero – 27 de marzo de 2015.
 
 El Dr.José Jiménez , nacido en Madrid, es Doctor en Filosofía. Profesor desde 1975 en la Universidad Autónoma de Madrid, y a partir de 1983 Catedrático de Estética y Teoría de las Artes en la misma. Ha sido Presidente de la Junta Directiva promotora del Instituto de Arte Contemporáneo (IAC). Director del Instituto Cervantes de París entre octubre de 2004 y julio de 2007, en el que, entre otras actividades, ha puesto en marcha un importante programa de exposiciones de arte contemporáneo, en el que se han presentado muestras de Tunga, Bernardí Roig, Joan Fontcuberta, Marina Núñez, Jean-Luc Moulène, Óscar Domínguez, Pablo Reinoso, Luis Gordillo, Renato Ranaldi, Anna Malagrida, Francis Naranjo, Nadín Ospina, Carlos Pazos, Fred Forest, Jean-Marc Bustamante, Ignacio Iturria, Cristina Iglesias y Antoni Muntadas. En el año 2006 la Sociedad Italiana de Estética le concedió el Premio Europeo de Estética por su libro Teoría del arte. Ha sido Director General de Bellas Artes y Bienes Culturales del Gobierno de España, Ministerio de Cultura, entre el 13 de julio de 2007 y el 24 de julio de 2009.